Las aventuras de Don Quijote de la Mancha para niños

Entre las muchas aventuras que vivió Don Quijote, se cuenta una extraña historia de desamor vivida por un desdichado pastor. Descubre qué ocurrió, en esta versión adaptada para niños, de Don Quijote y la historia de la pastora Marcela.

La historia del pastor enamorado: Don Quijote y la historia de la pastora Marcela

Don Quijote d ela Mancha yla historia de la pastora Marcela
‘Don Quijote y la historia de la pastora Marcela’ para niños

Tras una dura batalla de Don Quijote con un escudero vizcaíno, caballero andante y escudero se fueron por un camino en busca de morada y un lugar en donde Don Quijote pudiera curarse una herida en una oreja.

No encontraron sin embargo ningún lugar, hasta que vieron a lo lejos a un grupo de cabreros que estaban preparándose la cena. Se acercaron a ellos y fueron bien recibidos:

– Preparamos un asado y tenemos buen vino al que invitaros- dijo muy amable uno de los cabreros.

– A fe mía que no encontraremos mejor lugar en donde descansar- respondió Don Quijote.

Y así fue cómo Don Quijote y Sancho Panza se sentaron junto a ellos, alrededor de una fogata, y comenzaron a comer y a escuchar sus interesantes historias.

La extraña historia del pastor Grisóstomo

Después de que uno de los cabreros fuera a por hojas de romero para curar la herida de Don Quijote, el caballero andante les preguntó:

– ¿Y a dónde os dirigís, buenos hombres?

– Ah, pues al entierro del desdichado de Grisóstomo, un pastor de la zona que murió joven por un mal de amores.

– ¿Y eso cómo ha sido?- preguntó con curiosidad Don Quijote.

Entonces, todos se volvieron a sentar para narrar la historia.

– Verá, le contaremos lo poco que sabemos del pobre zagal, buen estudiante y mejor persona, que volvió de Salamanca de estudiar y a su regreso se encontró con el peor de sus enemigos: el amor.

– Sí, así es- siguió hablando otro cabreo- Hace unos treinta años que nacieron los dos desdichados: el pastor y su asesina… Ambos nacieron en familias pudientes, dedicadas a la ganadería. La madre de Marcela murió al dar a luz. Era la más hermosa de las mujeres del lugar y su hija heredó y superó con creces su belleza. Pero el padre murió de pena al poco tiempo, y la muchacha quedó al cuidado de un tío suyo, que es cura.

– Por su parte- continuó otro cabrero-, Grisóstomo se fue pronto a estudiar a Salamanca, y regresó por la muerte de su padre, ya culto y más sabio, con conocimientos increíbles sobre la agricultura y el tiempo… Pero un día, subió con su amigo Ambrosio, también pastor, hasta la fuente, y allí se encontró con su verdugo: la bella Marcela, que acudía con sus amigas pastoras.

Los pretendientes de Marcela y su rechazo constante

El cabrero hizo aquí una pausa no exenta de tristeza y siguió hablando:

– El pobre Grisóstomo quedó prendado de su belleza, como muchos otros antes, porque Marcela era tan hermosa que tenía a todos los jóvenes del lugar detrás de ella.

Su tío le había preguntado muchas veces si alguno de esos pretendientes le gustaba, pero ella siempre decía que no pretendía casarse ni quería amores. De hecho, Marcela era muy brusca con todos ellos, y no dudaba en romperles el corazón con su sinceridad. Lo mismo que le pasó al pobre de Grisóstomo, quien no paró de insistir y de manifestar a Marcelo lo enamorado que estaba, hasta que el pobre pastor murió de pena… Y todo por culpa de la ingrata de Marcela.

Mañana iremos todos al entierro, que será en el mismo lugar en donde descubrió el joven la belleza de la pastora por vez primera.

– Qué interesante historia- dijo entonces Don Quijote- Mañana iremos con vosotros. No me perdería esto por nada del mundo.

El entierro de Grisóstomo junto a la fuente del cerro

Con las primeras luces de la mañana, todos se pusieron en marcha. Por el camino se les fueron uniendo muchos más pastores que también iban al entierro.

Al llegar al cerro, vieron acercarse a un grupo de pastores, con el famoso Ambrosio en cabeza. Era el mejor amigo del fallecido. Detrás llevaban el ataúd con numerosos papeles encima.

– ¿Qué son esas hojas- Preguntó Don Quijote a Ambrosio.

– Son los últimos escritos de Grisóstomo, sobre el dolor que le producía el amor por Marcela, los celos que nacían de él y la angustia por no poder librarse de ese sentimiento.

Todos estaban de acuerdo en la culpabilidad de Marcela en la muerte del joven pastor. Todos hablaban en contra de ella, cuando de pronto, apareció la pastora, para sorpresa de todos y se acercó hasta ellos.

– ¿Qué haces aquí?- dijo enfadado Ambrosio- ¿No has hecho ya bastante? ¿No mataste ya a nuestro querido Grisóstomo?

Las palabras de la pastora Marcela

– Vengo a contaros por qué estáis equivocados y a defender mi honra y mi verdad. Yo no maté a vuestro amigo, sino que se mató él solo. Yo no avivé en él el amor. Ni tengo la culpa de que se enamorara. La vida me hizo hermosa, y no soy culpable por ello. Yo dejé claro a todos desde el principio que no quiero compartir mi hermosura con nadie, que quiero estar sola. Y así se lo dije a vuestro amigo desde el principio. Y por más que yo se lo repetía, él no se daba por vencido.

¿Qué culpa tengo yo de ser amada y no amar a quien me ama? ¿Acaso debo estar obligada a corresponder al que me ama? Si le hubiera engañado con falsas ilusiones… si le hubiera mentido, entonces sí habría sido culpable. Pero nunca lo hice. Y ese ahora decís que es mi delito: decir la verdad, ser libre. Ese es mi delito.

Y diciendo esto, Marcela dio la vuelta y se alejó lentamente, mientras que todos la miraban con ganas de seguirla, hasta que Don Quijote se puso en medio del camino y dijo:

– Ni se os ocurra dar ni un solo paso. La muchacha ha dicho la verdad. Su corazón es noble y no tiene mayor culpa de no amar a quien le ama. Terminen pues con el entierro de un pobre enamorado que no supo digerir el veneno del desamor.

Y los pastores terminaron con el entierro del pobre Grisóstomo.

(Adaptación escrita por Estefanía Esteban)

Reflexiones sobre esta aventura de Don Quijote

En esta ocasión, Don Quijote no libra ninguna batalla, sino que escucha atento y participa de una historia de amor y desamor. Las reflexiones en esta ocasión tienen que ver con esta compleja emoción:

No hay batalla más dura que la del amor: En esta aventura, Don Quijote no se enfrenta a ningún enemigo físico, pero sí presencia la peor y más dura de las batallas: la del amor no correspondido. Una batalla en donde además hay una víctima. Pero la batalla no era entre el pastor y la pastora, sino entre el desdichado pastor y el sentimiento de frustración por el amor no correspondido.

El amor no se divide ni se vende: Marcela explicó muy bien a todos que el amor no puede dividirse ni tampoco venderse al mejor postor. El amor se siente o no se siente. No se puede inventar. Es un sentimiento y como tal, debe ser puro y nacer del corazón. De lo contrario, tarde o temprano se quitará la máscara y su engaño saldrá a la luz.

No es culpa del ser amado el dolor del que sufre desamor: Cuando alguien se enamora y no es correspondido, sufre, y sufre mucho, pero no puede culpar al que no le corresponde, pues no es culpable de no sentir el mismo amor. Los enamorados tienden a culpar a la otra persona de ingrata cuando no le corresponden, pero en realidad no existe ningún culpable.

Otras aventuras de Don Quijote de la Mancha contadas para niños

Aquí tienes otras aventuras de Don Quijote, con las que podrás disfrutar de las hazañas de este particular caballero andante:

Don Quijote de la Mancha para niños: quién es Don Quijote
Don Quijote es armado caballero andante
Don Quijote de la Mancha para niños: La aventura de Andrés y la quema de libros
La aventura de Andrés y la quema de libros
La aventura de Don Quijote y los molinos de viento para niños
La aventura de Don Quijote y los molinos de viento para niños

– La historia de cómo Don Quijote es armado caballero andante: ¿Quieres saber en qué momento decidió Don Quijote armarse caballero andante? No te pierdas el origen de las hazañas de Don Quijote.

El joven Andrés y la quema de libros: La primera aventura de Don Quijote, aún sin su escudero Sancho Panza, tuvo lugar en medio de un bosque, de camino a su casa. Además, aquí descubrirás por qué su ama y sobrina decidieron quemar todos sus libros.

Don Quijote y los molinos de viento: Esta es quizás la aventura más conocida de Don Quijote de la Mancha, que confundió unos molinos de viento con unos temibles gigantes. ¿Qué pasará?