Una historia de Navidad futurista para niños

Este ‘Cuento de Navidad’ te sorprenderá, sin duda. Se trata de un cuento futurista pero cargado de valores y un maravilloso mensaje sobre el concepto de ‘regalo navideño’. Aquí encontrarás una adaptación del cuento del escritor norteamericano Ray Bradbury (1920-2012).

Un Cuento de Navidad futurista para leer con los niños

Un cuento de Navidad futurista
Cuento de Navidad, de Ray Bradbury

Quedaba solo un día para Navidad del año 2056 y los padres del pequeño estaban algo preocupados. Este sería el primer vuelo espacial de su hijo, y querían que fuera la mejor experiencia de su vida. Pasaría la Navidad en el espacio y habían pensado en llevar como regalo un precioso árbol navideño repleto de pequeñas luces blancas. Al niño le encantaban los arboles de Navidad y ese iba a ser el más hermoso. 

Sin  embargo, nada más llegar a la estación de naves espaciales, se quedaron con el árbol en la aduana.

– ¡No se puede llevar a bordo del cohete!- dijo a modo de excusa la encargada del pasaje. 

El niño no se enteró, pero sus padres no sabían cómo solucionar aquello. ¡Su hijo se quedaría sin regalo en Navidad! 

A pesar de todo, los tres entraron en la nave y minutos después, el cohete despegó dejando en el cielo una preciosa estela de fuego azulado.

– Papá mamá, ¿puedo mirar ya por la ventana?- preguntaba con insistencia el hijo.

La nave, que se dirigía a Marte, pasaría unos días cruzando el espacio.

– No, ahora será mejor que durmamos- dijo con cariño la madre.

Y todos los pasajeros durmieron durante unas horas.

A solo una hora de la Navidad

Se despertaron ya de noche. Según sus relojes neoyorquinos, eran las 10 de la noche.

¡Qué poco queda para Navidad!– gritó entusiasmado el niño- ¿Podré ver mi regalo?

La madre del niño bajó la cabeza entristecida. Pero a su padre, de pronto, se le ocurrió algo.

– Esperadme aquí, que tengo que preguntar algo- dijo mientras salía por la puerta y se perdía por el largo y oscuro pasillo de la nave.

Poco después, el padre regresó con una enorme sonrisa. El niño volvió a mirar su reloj.

– ¡Solo queda una hora! ¡Una hora para Navidad y veré mi regalo!

– Claro que sí, hijo- dijo entonces su padre- Y el regalo te va a gustar mucho.

– ¿De verdad?- exclamó extrañada la madre-. Pero…

– Será el mejor regalo de Navidad de tu vida- insistió el padre del pequeño, mientras guiñaba un ojo a su mujer.

Y el niño, emocionado, se pasó toda esa última hora de Nochebuena mirando el lento avance de las manecillas del reloj. Hasta que las dos se pararon en el doce.

Un cuento de Navidad y el mejor regalo

– ¡Las doce, las doce! ¡Es Navidad!- comenzó a gritar el pequeño mientras daba saltos de alegría- ¿Y mi árbol? ¿Dónde está?

El padre miró a su mujer y a su hijo y les dijo:

– ¡Seguidme! No está aquí…

La mujer le miró extrañada. Su hijo, emocionado. Y ambos comenzaron a seguirlo por el pasillo estrello que llevaba a la cabina de los pilotos. El hombre llamó a la puerta y uno de los pilotos de a bordo abrió la puerta. Iba vestido de forma muy elegante e hizo una reverencia al ver al niño.

– ¡Os esperábamos!- dijo.

Entonces, la puerta se abrió más, los hombres se apartaron y el pequeño se quedó solo frente al enorme ventanón que dejaba ver la inmensidad del espacio. Millones de pequeñas luces blancas parpadeaban sin parar y el niño se abalanzó sobre el cristal con la boca bien abierta.

– ¡Wooow!- exclamó impresionado- ¡Qué bonito! Jamás había visto nada igual.

En ese instante, todos los presentes comenzaron a cantar villancicos y el niño sonrió. Su padre dijo:

– Es tu particular árbol de Navidad. Nunca verás otro con tantas luces blancas.

Sin duda fue la Navidad más especial del pequeño. 

Reflexiones sobre este cuento de Navidad para niños y mayores

¿Recuerdas tus primeros descubrimientos de la Navidad? Las luces de colores, los dulces y comidas navideñas, los villancicos, los regalos… La Navidad ara un niño es magia, es como ese primer viaje del protagonista de esta historia en cohete:

La Navidad es magia: jamás deberíamos dejar de sorprendernos, pero con el paso de los años, lo hacemos. A medida que vivimos una y otra vez una misma situación, comenzamos a perder esa magia que acompaña a la Navidad. Ese descubrimiento, esa primera vez. Dejamos de ver un inmenso árbol de Navidad salpicando el cielo de la noche o de sentir ese ‘hormigueo’ según se acerca la medianoche en Nochebuena. Por eso, este maravilloso cuento es como una palmada, un pellizco. Viene a decirnos, ¡eh! ¡Despierta! ¡Es Navidad! ¿Viste ya lo maravillosas que son las luces blancas?

El mejor regalo es aquel que nos sorprende: puede que no sea el regalo más costoso y sí el que va a quedar en tu recuerdo para siempre. El mejor regalo es aquel que nos abre los ojos y nos hace palpitar. Puede ser algo tan simple como una puesta de sol o en este caso, la inmensidad de un cielo estrellado. En todos los casos el momento mágico es aquel que llega envuelto en algo bello y sorprendente. 

Otros cuentos de Navidad fascinantes para los niños

Descubre también estos otros cuentos de Navidad llenos de magia: 

Cuento de Navidad, de Charles Dickens: el cuento navideño más famoso sobre los valores esenciales de la Navidad, que están relacionados con la caridad, la solidaridad y la generosidad.

Artabán, el cuarto rey mago: este increíble cuento nos propone una teoría… ¿y si los reyes magos en realidad eran cuatro? Descubre por qué Artabán no llegó a Belén a tiempo.

El niño Manuelito: un precioso cuento basado en un villancico muy popular en Perú, sobre un niño muy bondadoso pero muy pobre.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO